martes, febrero 19, 2008

La Estación del Deseo







En la estación del deseo siempre esta amaneciendo. No existe la policía ni el tiempo. El reloj tiene cosas mas importantes que números, como “hora de querer”, “hora de escribir un poema” y la que casi siempre apunta la manecilla “hora de estar contigo”.
La soledad esta enterrada junto al silencio en el cementerio subterráneo de los tristes recuerdos. Solo oscurece cuando, en un eclipse, dos amantes deciden ver estrellas y deslizarse sobre el tobogán de un cuarto menguante. Es entonces cuando ocurren incendios, incendios que hacen cosquillas y se apagan con más fuego.
Sobre sus calles perfumadas siempre es sábado, hay emociones de colores que ruedan y hacen tropezar a los peatones cuando andan demasiado serios. Hay una epidemia incurable de risa que ha contagiado a la población hace unas semanas, pero a los médicos ya no les importa seguir buscando el antídoto.
Es esta azucarada estación esta permitido ser cursi; decir cosas como “siempre estoy pensando en ti”, “me derrito en tu boca” y besarse todo el rato. Llueve cuando tenemos ganas de correr agarrados de la mano.
En esta estación del deseo el cielo está en la tierra, o lo que sería lo mismo: los poetas piel con piel.


Melissa Modesto


No digo Demasiado





Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger wasarry Say nO MOre dijo...

"El reloj tiene cosas mas importantes que números, como “hora de querer”, “hora de escribir un poema” y la que casi siempre apunta la manecilla “hora de estar contigo”."...no tengo palabras que superen eso....hermoso!

Hermano yo, me siento musa igual!!

2/19/2008 5:46 p. m.  
Anonymous Yde dijo...

esto tiene patas y araña!

tu me entiendes.

2/20/2008 9:06 a. m.  
Blogger *Lin* dijo...

se contagia... pero muy bien!! yo quiero estar en esa estación!!

3/02/2008 7:35 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Home