jueves, diciembre 20, 2007



Ana me partió el corazón
pero al herirlo lo creó,
nunca lo entenderías,
mi pobre Ana,
mi querida Ana,
nunca hubiera podido pagarte esto que hiciste en mi,
iluminaste el lado oscuro de mi corazón,
¿por qué decidiste permanecer más pobre,
dejándome a mi tan rico?
.



Etiquetas: ,

10 Comentarios:

Blogger Nefi dijo...

"Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo. Un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportar una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias. Pero eso sí, y en esto soy irreducible, no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar pierden el tiempo conmigo."

Disculpa el largo comentario... pero creo que era necesario.

Un abrazo poeta!

12/20/2007 10:47 a. m.  
Blogger NeuviemeMistere dijo...

:)

12/20/2007 3:24 p. m.  
Blogger fonsinanett dijo...

yo no sabía que

no tenerte podía ser dulce como

nombrarte para que vengas aunque

no vengas y no haye sino

tu ausencia tan

dura como el golpe que

me di en la cara pensando en vos



Ni más voy a decir, lo conoces a sobremanera, y sabes porque lo digo ;)

gros bisou!!!!!
Fonsi =)

12/20/2007 6:48 p. m.  
Blogger Emmanuel_Br² dijo...

Wow, me encanta, lástima que sólo he visto retazos, pero debemos alquilarla (o pedirsela prestada/regalada a lilú) y verla entera.

Felices días festivos para ti y los tuyos.

12/21/2007 1:01 p. m.  
Blogger wasarry Say nO MOre dijo...

Gracias por esas líneas que me han dado fuerza.....

12/22/2007 3:29 p. m.  
Blogger Zoe dijo...

es uno de los casos... a vees en la destruccion misma uno se da cuenta de lo que ha tenido y ahora yace destruido.

Excelentes versos, querido.

Ahora me tocó a mi buscar un poco de compañía etílica.
(podriamos haber compartido uno; ¿no lo cree usted asi?)

Saludos desde La clinica!
Un gusto verlo por estos lares.
besos!

12/23/2007 4:25 a. m.  
Blogger Filomena dijo...

Aveces una herida te recuerda que estas vivo.
Es esto el amor, mi estúpida muerte, es esto,
¿pero como explicártelo?...
Si entendieras eso , estarías viva.

12/26/2007 2:50 p. m.  
Blogger nanarocks dijo...

Llorar a lágrima viva, llorar a chorros, llorar la digestión, llorar el sueño, llorar ante las puertas y los puertos, llorar de amabilidad y de amarismo. Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos en lágrimas, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos y salvarnos a nado de nuestro llanto. Asistir a los cursos de Antropología llorando, festejar los cumpleaños familiares llorando, atravesar el África llorando. Llorar como un cacuy, como un cocodrilo, si es verdad que los cacuys y los cocodrilos no dejan nunca de llorar. Llorarlo todo, pero llorarlo bien; llorarlo con la nariz, con las rodillas, llorarlo por el ombligo, por la boca. Llorar de amor, de astío, de alegría; llorar de flato, de flacura; improvisando, de memoria; llorar todo el insomnio y todo el día

10/09/2008 2:21 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Los nervios se me adhieren al barro,
a las paredes,
abrazan los ramajes,
penetran en la tierra,
se esparcen por el aire,
hasta alcanzar el cielo. El mármol, los caballos ...
tienen mis propias venas.
Cualquier dolor lastima
mi carne, mi esqueleto.
¡Las veces que me he muerto al
ver matar un toro!...
Si diviso una nube
debo emprender el vuelo.
Si una mujer se acuesta
yo me acuesto con ella.
Cuántas veces me he dicho:
¿Seré yo esa piedra?
Nunca sigo un cadáver
sin quedarme a su lado.
Cuando ponen un huevo,
yo también cacareo.
Basta que alguien me piense
para ser un recuerdo.

Oliverio Girondo!

11/07/2008 9:00 a. m.  
Anonymous Anónimo dijo...

Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla con la mía
y forman una mano.

Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.

Y en el preciso instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.

Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.

2/15/2014 9:31 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Home