viernes, junio 23, 2006

Serie Madrugada. Canto (III)

Recuerdas esas noches debajo las amapolas, el pasto verde nos servia de alfombra, ¿lo recuerdas?

Me susurrabas al oído que no podías vivir sin mis besos, mis manos y piernas te sostenían sobre este mundo de quimera. Que no me decepcionara si al despertar solo encontrara una habitación vacía, un cenicero repleto de cadáveres y una botella de vino a la mitad, eran las señales de su “pre-esencia” y ausencia.

-No te preocupes , mi pescador de sueños, regresare al final del dia, rebosada de pasión, con mas historias sobre el mundo real, las noticias que nunca llegan a nuestros oídos, esas que hablan de Artemis y sus poderes y de cómo Apolo quedo preso en las ramas de Dafne...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Home