sábado, junio 10, 2006

Canto a la Madrugada. Serie Madrugada

Iniciación al vuelo. Canto I

I

Amanece madrugada junto a tu cama,
el sudor de una larga noche lujuriosa empapo las sabanas.
La luna nos sonreía, las estrellas ansiosas miraban
como te aferrabas a mi espalda
y como tus gemidos explotaban en mis tímpanos,
hermosas melodías, cantos elficos, voz extasiada...
Al aparecer el alba,
consultaste el horóscopo con la mañana,
en busca de la profecía,
señales que alimenten tu esperanza
de poder volar como gaviota sobre mi cama.



Bésame y no digas nada,
solo bésame y no me cuestiones
por el que será mañana.
Castiga mi boca con un beso lascivo,
bésame y no digas nada,
aprovecha la madrugada...
bésame bajo el techo de la noche,
que se tiende sobre nuestras espaldas
Bésame y no digas nada,
a la sombra de esta Luna afrodisíaca
bésame y no digas nada
Aprovecha la luz tenue de las estrellas
para encontrar mí mirada...




Vuela dulce alma,
vuela sobre mi cama,
despliega tus alas
y has de mi cielo tu morada,
planea sobre mi cama...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Home