sábado, mayo 26, 2012

La Inocencia de las Sosa’s



La lluvia mojaba levente aquella noche en aquel pueblito. Sus calles dormidas, desprendían un aroma a gardenias. Flores de la noche, solitarias, reservadas. Nunca han sido sus favoritas pero las entendía perfectamente. El movimiento de las ramas de los arboles rompían el silencio por momentos, pero pasaban desapercibidos.
Ella saco la mano por la ventana, donde observaba cada detalle de esa noche, para asegurarse que había cesado la llovizna . Al salir, alzo la vista y despejo el cielo, la luna mostro su rostro, ella simplemente sonrió, como suele hacer, con picardía e inocencia.
Pelo negro, piel blancamente suave, ojos grandes que incitan, que intrigan, que cuestionan. Boca carnosa, esbelta, roja.  Su mirada, refleja ternura, pero intimida, esconde cosas, por más que  conozcas de ella, menos conoces. Nunca lo sabrás todo.
-Apartó los dedos de la maquina de escribir, saco de la gaveta una caja de cigarrillos, encendió uno. El humo envolvió la botella casi vacía. Otro bocanada de humo y siguió buscando en su memoria.  Se sentó, leyó las ultimas palabras escritas “por mas que conozcas de ella, menos la conoces. Nunca lo sabrás todo…”, sonrió, respiro profundo y continuo.-
Su risa es sincera, puede fingirla de quererlo. Conversadora, no se reserva palabras. Puedes caer fácilmente en sus manos. También sus dedos conversan.  Ella es todo un universo. Puedes perderte en sus delirios o enredarte en sus rizos forzados.
Se recostó en una hamaca y se puso a contemplar el cielo ya completamente estrellado. Hablo con cada una de las estrellas. Ellas les contaban todos los secretos, ella los guardaba en una libreta de tapa negra. Solía perderse en ese mundo, ajena a horarios, a rutinas. Su mundo es su mundo, solo de ella. Lo cuida con recelo, como cuida de su sangre. Para ella es parte esencial en su vida, su entorno. Pareciera que vive en una burbuja impenetrable, pero tiene sus razones. El peligro es cuando se entrega, no puedes escapar, le perteneces, dejas de ser de todos para ser solo de ella, de su cuerpo, de su alma. Aun en esa entrega, se reserva para si, su mundo.
Imaginemos su mundo. Sus colores. El rojo es parte esencial de sus días, la música no falta y en cada rincón, van las melodías como en una montaña rusa, penetrando en sus oídos y estremeciendo sus emociones.  Asumamos que ese mundo tiene un nombre, pero solo ella lo conoce. Le llamare, solo para seguir mi costumbre de nombrar las cosas, Hadar, primero por ser una de las estrellas mas brillantes, segundo porque al igual que su nombre es de origen árabe.  Independiente, como su mundo, ella es la más brillante.
Cerro los ojos, descanso, ya había conseguido despejar el cielo, porque es su cielo, le pertenece. El cielo que le encanta ver, el cielo que ella dibuja con su sonrisa. Así con esa misma facilidad de despejar cielos grises de noches frías, nos puede moldear a su antojo. Con dulzura y calidez.
Su aroma, vainilla, es inconfundible. Adquiere otra personalidad al rodar por su piel.
Hay que tener cuidado con su mirada, algunos suelen decir. Total, por más advertencias y cuidados, es difícil no caer dentro de sus grandes ojos y dejarse llevar a su perfecto y hermoso caos. Un abrazo lo puede arreglar todo, ella sabe como hacerlo, sabe en que momento necesitas un abrazo o un leve roce. Sabe como y cuando acomodarse en tu pecho, sin más pretensiones que ocasionarte un ataque de deseo o simplemente descansar su confianza en ti, pero tampoco puedes descifrarlo, ella es un enigma.
Nunca duden de su inocencia.

Etiquetas: , , ,

2 Comentarios:

Blogger Ele Ese dijo...

<3

3/09/2013 11:53 p. m.  
Blogger Jorge Ramiro dijo...

Muy buena, te felicito, a mí también me gusta escribir. Me recuerda a alguna de esas película tipo de Bogart, alguna escena. El otro día vi algunas en Smart TV, en calidad hd. Son equalizadas.

1/01/2014 5:20 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Home